5 cosas escalofriantes que pasan mientras duermes. No querrás cerrar los ojos


No es por asustarte, pero si tuvieras una cámara estilo actividad paranormal podrías ver todas esas cosas extrañas que pasan cuando duermes y de las que quizás no tenías ni idea. Siendo honestos, no todo es paz y tranquilidad  en las noches y mucho menos si te quedas quietecito al abrazarte de Morfeo (aunque ilusamente lo pienses por haber despertado en la misma posición que cuando te acostaste).



Aquí te vamos a compartir una pequeña lista de esas extrañas situaciones que pasan por la noche y que probablemente no te hayas dado cuenta.



1.- Tus ojos se mueven rápidamente (como poseídos).


Mientras descansas plácidamente y sueñas con el amor de tu vida (o con tu más ardiente fantasía, lo que más te agrade...), tus ojos no dejan de moverse y se debe a una gran estimulación cerebral. Los especialistas han hecho varios estudios al respecto y no han dado una respuesta exacta de por qué sucede, pero al final, lo cierto es que ni lo sientes.

2.- Saltas como si te hubieran asustado


A todos nos pasa que estamos quedándonos dormidos y de repente nos sacudimos como si la llorona nos hubiera salido en el sueño. ¡Tranquilo! Esto se debe a un fenómeno conocido como “impulso hipnótico” y es porque nuestro cuerpo se prepara para los posibles cambios que tiene durante nuestras horas de sueño. Además, como nuestro organismo trabaja mucho más lento, el cerebro lo toma como una caída y por eso reacciona de esa manera. 

3.- Comes arañas. 


Aunque esto no podamos afirmarlo de manera oficial, no es algo que parezca imposible. Muchos dormimos con la boca abierta (sí, lamentablemente me incluyo) y probablemente hayamos comido uno que otro insecto mientras dormimos. Si sientes algo medio rasposo en tu garganta cuando te levantas, lamentamos informarte que es posible que tú también hayas disfrutado de un indefenso bichito. 

4.- Hablas en voz alta.


Esto no tiene explicación alguna pero si no te ha pasado a ti, de seguro conoces a alguien que platique dormido (a) con sus amigos imaginarios. Esto que en muchas ocasiones le ha ocasionado varios problemas a una que otra pareja, parece eliminarse de la memoria instantáneamente porque quienes lo hacen no recuerdan absolutamente nada a la hora de despertarse. 

 5.- “Sonambuleas”.


Afortunadamente no todos lo experimentamos, pero quienes lo hacen le han sacado un buen susto a dos que tres. Aunque no necesariamente tienes que hacerlo con los brazos extendidos, sí hay quienes se levantan de la cama y hacen cosas o movimientos parecidos a los que pasan durante el sueño. Si tú alguna vez notaste cosas fuera de su lugar en la habitación o viste la caja de cereal abierta en la cocina, lamentamos decirte que efectivamente eres sonámbulo.

6.- Tus dientes rechinan.


Cuando esto sucede, usualmente la persona se encuentra en un estado tan profundo de sueño que no se da cuenta. El bruxismo, mejor conocido por nosotros como “rechinidos de dientes” se presenta cuando la mandíbula se desalinea ocasionando que los dientes choquen y provoquen ese feo sonido. Cuando estamos bajo mucho estrés también es posible que apretemos demasiado los dientes, así que si escuchas como que rechinan los muebles por las noches, no te asustes, muy probablemente sólo sean tus dientes..

7.- Tu cerebro “se limpia”.


Decimos que se limpia porque cuando dormimos, el cerebro aprovecha para desintoxicarse y organizar la información recabada durante el día, mientras al mismo tiempo depura toxinas y ciertos elementos que no necesita. Por eso, aunque te despiertes de mal humor, tu mente estará más relajada y activa que la noche anterior. 

8.- Te “emocionas”.


Aunque esto se note mucho más en los hombres que en las mujeres, ninguno de los dos son exentos a que esto les suceda mientras duermen. Si a ti te ha pasado, no tienes que avergonzarte porque es algo mucho más común de lo que te imaginas. Ya sea porque en las mujeres el cuerpo libera ciertas hormonas capaces de inducirnos a ese estado o que en los hombres la sangre se oxigena y produce ese efecto, lo mejor en estos casos es disfrutar de la emoción y sonreír mientras dormimos. 


Aunque nos encante desvelarnos pegados a Netflix o a nuestros teléfonos,  imagina una vida sin dormir.. ¡Sería horrible! Así que no importa qué tan extrañas sean las cosas que pasen mientras dormimos, será mil veces mejor que andar como zombies por la vida.

Recomendados
Recomendados