7 sencillos trucos que usan para robarse tu auto. Es urgente que sepas el #4


Los ladrones cada vez tienen más recursos para quitarnos lo que tanto esfuerzo nos cuesta conseguir. Una de las cosas que más roban son los autos, y por obvias razones nos hacen enfurecer y nos estropean el día, la semana y hasta el mes. ¿Quién no conoce a alguien que fue víctima de estos delincuentes o ha tenido que experimentar ese coraje en carne propia?



Para evitar que seas blanco de los maleantes hoy te vamos a compartir 7 de sus nefastos trucos. Pon mucha atención y toma nota.



1.- Inhibidor de frecuencia.




Este moderno aparato les permite llevarse vehículos de modelos más recientes. Consiste en interrumpir la señal que emite la llave para cerrar el auto a distancia. Para que no caigas en esta trampa te conviene verificar que todas las puertas estén cerradas antes de alejarte.

2.- Cuña inflable.



Conocido también como bolsa de presión, este aparato lo colocan en la ranura superior de la puerta y lo llevan hasta la mitad de la ventana. Una vez ahí, inflan hasta que salta el seguro y ¡listo! Lamentamos decirte que la única forma de estar prevenido para esto es una alarma con sonido muy potente.

3.- Cuerda delgada.





Sí. Así como lo lees: una cuerda delgada es suficiente para que se lleven un carro que no sea de años recientes. Es uno de los métodos más populares, ya que además de ser barato se puede conseguir prácticamente en cualquier ferretería. El truco consiste en hacer un “nudo corredizo” a mitad de la cuerda, meterla por la ranura de la puerta hasta que el nudo caiga sobre el botón del seguro. Una vez enganchado jalan los extremos para que salte la palanca, y ¡ya está!, arruinaron el día de alguien. 

4.- Latas.




A veces vamos tan de prisa por la vida que unas simples latas bastan para ponernos “de pechito” y caer redonditos en la trampa de los rateros. Cuando subimos al carro rara vez revisamos que esté en perfectas condiciones. Por esa razón, si atan unas latas en la parte de atrás ni cuenta nos damos hasta que avanzamos. Claro que al oír el ruido, lo más seguro es que con el carro encendido, nos bajemos a ver qué es y justo en ese momento los delincuentes se aprovechan de nuestra torpeza para llevarse el auto y de paso nuestras pertenencias personales, como bono.

5.- Pelota de tenis.




Este truco es tan sencillo como hacer un hueco a la pelota con un destornillador caliente, colocarla sobre la cerradura y presionar hasta que el aire desbloquea el seguro. No por nada los maleantes roban los autos en cuestión de segundos…

6.- 1 moneda.




Para malas mañas nadie como los ladrones. Una moneda debajo de la manija de la puerta es suficiente para que al poner el seguro con la llave eléctrica se bloqueen los circuitos. Así que si no quieres llevarte una desagradable sorpresa, asegúrate de revisar las puertas del carro antes de dejarlo.

7.- Gancho de ropa.




Quizás este es el método más antiguo. Consiste en extender el gancho con unas pinzas hasta que quede completamente recto y con un pequeño doblez al final. Lo meten entre el hule y la ventana hasta que presionan el botón eléctrico del seguro y ¡tarán!: auto nuevo para ellos. 

Así como los delincuentes siempre buscan ir un paso adelante para salirse con la suya, no te asustes, tú también puedes tomar precauciones y estar un poco más preparado para que esto no te suceda. Algunas cosas que puedes hacer es instalar un corta corriente o un bastón de seguridad. Ahora que si tu economía te lo permite, un seguro contra robo siempre será la mejor opción.

Recomendados
Recomendados