Cuando sepas lo que este perro llevaba en el hocico se te partirá el corazón. LIKE si amas a tu perro


Hoy te contaremos una historia que te llegará al corazón. Si pensabas que los animales no piensan y no sienten, cambiarás de opinión después de leer este artículo. 

Se trata de una perrita llamada Lisa, que fue criada y domesticada por una bondadosa maestra brasileña llamada Lucía Helena de Souz. Ambas se conocieron cuando Lisa recorría las calles buscando un poco de comida. 



La maestra sabía que debía ayudarle, pero nunca se imaginó que esa perrita le pudiera hacer tanto bien a la sociedad. 



Todos los días, la perrita Lisa llegaba a la hora de la comida para saludar y jugar un rato con la maestra. Caminaba 3 kilómetros y medio hasta la casa de su humana amiga


La maestra le guardaba las sobras de la comida, hasta que un día notó que Lisa no se las comía, pero siempre se llevaba la bolsa con ella. Su curiosidad la hizo decidir que la seguiría. 


Le sorprendió descubrir que en realidad, Lisa tenía otros planes para esa comida. Su linda amiga estaba alimentando a alguién más


Cuando llegó a donde vivia Lisa, descubrió que la bien intencionada perra daba de comer a otros animales en los barrios más bajos de esa ciudad brasileña. 


No sólo perros, también un gato y hasta una gallina se alimentaban con lo que Lisa les llevaba todos los días. 



Estos animales vivían como una familia y Lisa era el sustento. Evitaba que se murieran de hambre, caminando 3 kilómetros diariamente para recoger las sobras que la maestra le regalaba. 


Después de saber eso, Lucía Helena de Souz empezó a juntar más alimento con sus vecinos, pues fue su manera de honrar el esfuerzo que Lisa hacía por mantener a sus amigos. 

No cabe duda de que el mundo está lleno de sorpresas, pues hay veces que animalitos como Lisa nos recuerdan que la bondad y el compañerismo son los que construyen una sociedad mejor.

Recomendados
Recomendados