Juez encarceló a una niña de 16 años con 30 hombres. Lo que le hicieron fue peor que matarla


Aunque parezca increíble, fue justamente alguien encargado de impartir justicia quien arruinó la vida de una jovencita de apenas 16 años, al ordenar encerrarla 26 días en una celda, rodeada por decenas de hombres.

El  caso ocurrió en el municipio de Abaetetuba, estado de Pará, Brasil. La chica fue detenida por el presunto robo de un teléfono celular. Entonces empezó a vivir un calvario que seguramente nunca imaginó. 



La jueza Clarice María de Andrade determinó que permaneciera detenida en la comisaría, pero como no había celda de mujeres, la metieron en la de hombres. 



El mismo Departamento de Policía por medio de un oficio le solicitó, ‘‘con carácter de grave y urgente”, trasladarla a otro lugar, ya que ‘‘corría el riesgo de sufrir todo tipo de violencia a manos de los demás presidiarios”, cosa que evidentemente sucedió.


Según el reporte de medios locales, la jueza no autorizó el cambio sino hasta 20 días después. En ese tiempo la menor sufrió violaciones de 30 hombres, que también la quemaron con encendedores mientras dormía y la obligaron a tener relaciones con ellos para que recibiera comida.  


Andrade argumentó en su defensa que encargó el traslado a uno de sus subordinados, lo cual resultó falso al revisar los archivos y los registros de fechas y horas en todas las computadoras del juzgado, lo que encima ocasionó otro cargo a la jueza por alterar evidencias.


Para evadir su responsabilidad por tan deplorables hechos dijo también que desconocía que la detenida era menor de edad, aunque a simple vista cualquiera podía sospechar que lo es. 

Cuando la adolescente fue examinada por el equipo médico tenía múltiples heridas en todo el cuerpo y lamentablemente había contraído VIH y gonorrea. Sigue recibiendo tratamiento para recuperarse tanto física como anímicamente del daño que le ocasionaron. 


Lo que es todavía más increíble de todo esto, es que a pesar de que a esta niña le destrozaron la vida e incluso corrió el riesgo de morir en esa celda, la Comisión de Justicia Nacional de Brasil, como ‘‘castigo’’ a la supuesta jueza únicamente le prohibió actuar como magistrada por ¡2 años y con goce de sueldo! 


No cabe duda que la corrupción y la injusticia, para nuestra desgracia, se presentan en todos lados.

Recomendados
Recomendados