Problemas que todas tienen con sus labiales. Los hombres ODIAN el #12


¿Quién se atreve a decir que ser mujer es fácil? Y no me refiero a soportar los dolores del parto o los cambios que trae el período. ¡Olvidemos eso! (por un momento). Hay cosas que verdaderamente se vuelven una batalla, sobre todo para las que quieren mantener perfección en su apariencia, cabello en su lugar, maquillaje por la mañana, un poco de perfume y, lo más importante: un BUEN labial que resaltará sus lindas facciones. Pero aunque parezca que las chicas nacieron con los labios de colores, esto último es muuuy complicado.



¿Creen que sólo se levantan y se ponen el labial? ¡Por supuesto que no! Es todo un ritual que hay que seguir paso a paso, sin perder un solo detalle, o las consecuencias pueden ser fatales. Y créeme, no exagero. 



Estos son los problemas que todas tienen con su labial: 

1. Cuando no hay nada que te detenga para ser la estrella de la fiesta, hasta que el labial se baja a la barbilla. 


2. Si eres experta sabes que tienes que estar limpiando el vaso en el que bebes, porque termina embarrado. 


3. Se ve muy fácil, pero si realmente quieres un delineado necesitas tiempo o práctica, porque el pulso te puede traicionar. 


4. ¿Crees que es difícil elegir a alguien para ir al altar? Se nota que nunca has pasado por tener dinero sólo para un labial y tener que elegir entre miles. 


5. El rojo perfecto de las películas y revistas es más falso que un trasero operado. Aunque combines un tono con otro NUNCA queda igual. ¡Resígnate! 


6. Ese momento en el que crees que todos admiran tu belleza, pero en realidad se están preguntando si eres hermana de La Chupitos. 


7. ¿Aún sigues delineando un tono más oscuro en la orilla? ¡Por Dios, actualízate! 


8. Lo sé. Los tonos pastel son hermosos. Es como regresar a la infancia y a los algodones de azúcar, pero tienes que saber que NO a todas les quedan. 


9. ¿Qué cuánto ha gastado en labiales? Eso no se pregunta. Es claro que la cifra es enorme pero, como dicen: la belleza cuesta. 


10. Entiendo que te encante verte hermosa pero... -en serio- ¿mientras comes tortas en la esquina? Ni siquiera es higiénico eso de dejar todo el labial en cada mordida. 


11. ¿Hay algo peor que encontrar el tono de labial con el que siempre soñaste, y darte cuenta que lo produce una marca más corriente que los productos que encargas a tu vecina? 


12. Cuando te entran las ganas de dar un beso no hay marcha atrás, y peor si están en la oscuridad, simplemente se te olvida todo. 

Los hombres odian quedar todos embarrados de pegajoso lápiz labial, así que evita ponerte de más a la hora de maquillarte.  



13. Ponerse labial tiene ese ‘‘no sé qué’’, pero te da una seguridad increíble y tratas de ser provocativa, aunque falles en el intento. 


14. Te pones labial a cada rato, que ni siquiera te das cuenta que ya estás peor que el reto de las 100 capas. 


15. La ley de tu vida: ‘‘Primero me pinto, luego me visto’’. Antes de preocuparte por el atuendo buscas el labial adecuado, y entonces sí piensas qué ponerte. 


16. Eres peor que una grabadora en repetición, pues te la pasas preguntando: ‘‘¿Todavía tengo labial?’’. 


17. Los retos y tú son uno mismo, así que no te preocupa eso de ponerte ropa blanca y un intenso color en los labios. 


En serio, ¿las mujeres hacen todo eso por tener color en los labios? 


¿Y...? Digan lo que digan, ellas aman los labiales y a los hombres les encanta, ¿o no?

Recomendados
Recomendados