Su padrastro la violó pero nadie le creyó, entonces ella planeó algo escalofriante para que le creyeran


Catherine St. Germain es una mujer de 36 años, que vio cómo el príncipe azul se convirtió en un demonio bajo su propio techo. “Los monstruos se ven y actúan normal”, mencionó en un video que hoy en día cuenta con más de 60 millones de reproducciones, y que ha dado la vuelta al mundo creando conciencia sobre el abuso sexual.

Lo peor del caso es que la víctima no fue ella, sino su hija Alyssa, de 15 años, quien pensaba que por fin había encontrado al padre que siempre soñó. Esta es su historia. Seguro hará que se te enchine la piel, por el horror que vivieron.


Tras más de una década de matrimonio, Catherine se divorció. Sabía que una madre soltera no hallaría pareja fácilmente. Tenía dos hijos y un sinfín de responsabilidades, pero no quería perder la esperanza. Así apareció en su vida Aaron Tyrell Scott, conocido de su familia por más de 20 años. 





El romanticismo de este hombre y sus detalles con ella y sus hijos, la hicieron pensar que -¡por fin!- Dios se había acordado de ella y le había enviado al hombre perfecto, así que después de un año de noviazgo se casaron. No había motivos para desconfiar de Aaron. Tenía tres hijos de una relación previa, había sido soldado de la Marina y después, policía de la ciudad por tres años; era un hombre ejemplar. Todo parecía perfecto, sus hijos eran felices y ella se sentía amada y valorada. Pero de la noche a la mañana todo cambió…

Una día en su trabajo recibió una llamada de la policía; le informaron que su hija Alyssa estaba con ellos, y le pidieron que acudiera a la oficina sin decirle a su esposo. El corazón de Catherine se congeló. Temía por sus hijos, y el no poder comentarlo con su esposo hizo que pensara lo peor.

Por desgracia no estaba equivocada. En la estación de policía Alyssa reveló que su padrastro había abusado de ella en varias ocasiones, que cuando su Mamá no estaba su él entraba a su habitación para estar con ella. 



Aaron negó todo; dijo que Alyssa era una mentirosa, Catherine le creyó y la joven fue obligada a tomar terapia psicológica, ya que para todos era evidente que nunca pudo superar el divorcio de sus padres y por eso inventaba tantas mentiras, pero esta vez había llegado demasiado lejos. 

Después de varios meses los abusos por parte de su padrastro volvieron a comenzar, pero ahora Alyssa no podía hacer nada solo quedarse callada, sabía que nadie le creería. Aaron la obligaba a tomar pastillas para no quedar embarazada, hasta que un día Alyssa planeó una noche para estar con su padrastro, fue uno de sus días fértiles y decidió no tomar sus pastillas. 

A las pocas semanas pasó lo que ella ya sabía, resultó embarazada, Catherine no lo podía creer y estaba completamente destrozada por la noticia. 

Alyssa volvió acusar a su padrastro de haberla violado y aseguraba que el hijo que esperaba era de él, las autoridades hicieron un examen de ADN y se pudo determinar que todo era verdad. 

El hombre no tuvo más remedio que aceptar su culpa en la Corte. Recibió como castigo 20 años de prisión. Catherine, Alyssa y su familia sabían que eso no era suficiente. La pareja anterior de Aaron no tenía ni idea de lo ocurrido; entonces pensaron en difundir los hechos, para evitar que alguien más fuera víctima de algún abusador.


Catherine creó un video en el que relató su historia y lo importante de estar alerta ante cualquier peligro. Hizo un llamado especial a las madres solteras y recalcó que siempre deben creer a sus hijos. En menos de dos días el video fue compartido más de 50 millones de veces y hoy suma más de 60 millones de reproducciones. Aquí puedes verlo con una traducción del equipo de “Nueva Mujer”


Si no puedes ver el VIDEO dale click AQUÍ



A la par Alyssa invitó a quienes viven en parecida situación, a que no se callen sino que denuncien, pues un abusador que no es exhibido continúa cometiendo este horrible delito. 

Tú también comparte esta historia, para crear conciencia sobre el problema del abuso y lo importante que es identificar señales antes de que ocurra. ¡No calles, denuncia!
Recomendados
Recomendados